Seguir por Mail

lunes, 21 de enero de 2013

Maraton de Gran Canaria 2013: Ya soy MARATONIANO

    Cuando uno debuta en maraton todo son dudas. Pese a tener mucha experiencia en distancias menores, la maraton y lo que esto implica nos supera a todos los que debutamos en la distancia. Los entrenos, el esfuerzo, los sacrificios, que hacer antes-durante-despues de la prueba, los nervios, el clima el día de la prueba,...,todo cobra más importancia y cualquier cambio o cosa que hagamos distinta nos planteamos si será beneficioso o perjudicial para nuestro rendimiento. Es la grandeza de una prueba mítica y lo que la hace irresistible. Por eso ese es el sueño de la gran mayoría de corredores del mundo: hacer una maraton. Pues asi en un mar de dudas estaba yo antes de mi debut.
     Los dos días previos me hidrate lo mejor que pude (mear agua era la idea) y cuide todo lo que pude la alimentación, intentando ingerir una buena cantidad de hidratos y alimentos adecuados para el desafio. Aunque intentas no pensar en la carrera, eso es inevitable y aunque hables de otras cosas...la maraton y si podras hacerlo esta siempre en tu cabeza. A mi me dio por hablar y hablar y hablar. No siempre los comentarios mas acertados y muchas veces cansino. Sin duda efecto de esos nervios y que mis compañeros de viaje tuvieron que soportar (lo siento). La noche previa dormí del tirón posiblemente había sacado mucha tensión con tanto hablar. Nos despertamos a las 6 para desayunar, me di una ducha con agua caliente y partimos hacia la salida. Alli me di cuenta que no era una carrera más. Saludaba a los conocidos y todos me deseaban mucha suerte...sabía que en esta prueba hace falta que todo salga bien para poder completarla dignamente. Hubo un momento previo en que me sentí muy chiquitito ante un reto demasiado grande...pero eso fue lo que hizo que mi mente se diera cuenta de que me estaba sobrepasando esto y por suerte tenía herramientas para convencerme de que estaba preparado y de que iba a disfrutar todo lo que pudiera porque era un sueño hecho realidad. Con estas sensaciones me situe en la salida y esta foto creo que resume mejor que todas las palabras mis sensaciones antes de la prueba.
    Cuenta atrás y salida. Tenía un plan previo para esta carrera y unas ideas claras para no pagar la novatada. Sabia que tenía que ceñirme al mismo y no dejarme llevar por la emoción y los sentimientos. El primer mil despues de colocarme en segunda fila y con la salida conjunta de la media me dedico a ir ajustando mi ritmo al 3:45 que me habia propuesto para el primer 5000. Pasamos a una comparsa que anima en estos primeros compaces de la prueba. Mi compañero es el garmin y lo voy mirando con frecuencia. Voy mirando el recorrido, fijandome en la ciudad y la gente que va animando a los corredores. Pasado el primer 5000 llega el momento de ir progresando para acercarme al 3:40 como ritmo de paso de la media. Pasamos la zona del muelle que es más solitaria Voy disfrutando cada zancada, animando a los corredores con los que me voy cruzando y agradeciendo a cada aficionado sus ánimos. Sonriendo, intentando sentir energía positiva y disfrutando como un enano. Los kilómetros van pasando casi sin darme cuenta. Correr por la zona de Las Canteras es espectacular. La gente que circula por el paseo hace que esta parte de la carrera sea muy animada y al tener a los corredores de la media como referencia, me siento arropado. Llego al paso del km 10. Pasada la zona de la playa llega un callejeo por una zona con algo de subida y más solitaria. Pasamos por un lugar donde un grupo folklorico canta para animar a los corredores y eso me motiva. Son varios kilómetros asi para finalmente enlazar con una gran avenida y volver a sentir que corres por la ciudad "viva". Muchas veces en estas primera parte tenía que frenarme y no dejarme llevar por toda esa positividad. Llego al paso por la contrameta y allí veo a Ago y Yure les sonrio e intento transmitirle lo bien que voy. Después nos metemos en Triana y allí esta el adoquín y las subidas. En esta primera vuelta lo paso con mucha comodidad y doblando muchos corredores del diez mil que obligan a ir zigzageando. Llego a la media y mi paso es de 1h17m31s a 3:40 todo va según lo previsto y ahora toca aumentar el ritmo a 3:38 hasta el km 36. Hay una diferencia importante ya no me encuentro con corredores de la media y ahora las calles se han quedado vacías de corredores. No se cuantos corredores de la maratón tengo delante pero esa era otra cosa en la que no quería fijarme en mi primera maraton ya que el objetivo no era competir. Paso por la comparsa antes del km 22 y uno de sus integrantes me pone la mano para chocarsela Lo hago y el resto del grupo que se encuentra en ese lado de la carretera me pone la mano para chocarsela. Paso a la avenida maritima y ahora el viento se nota con mayor intensidad. Sin embargo estoy aumentando el ritmo y esta siendo el 5000 más rápido de carrera. La zona del muelle me sirve para ver al grupo de cabeza y a los corredores que van delante. Miro sus caras y los animo. Igual con los corredores de detrás que veo al hacer la vuelta. Ahora viene la zona de Las Canteras allí esta el kilómetro 30 que tanto me costó en el entreno. Esta vez es diferente ya que en esos compaces marco el 5000 más rápido y mis sensaciones son las mejores de la carrera. De nuevo los ánimos de la gente me llevan en volandas por todo este tramo. Al llegar a la megafonía que se encuentra al final. Dicen que voy en los primeros puestos en la maraton y eso me anima.
    Para afrontar la subida ya noto la primera mala sensación de la carrera. La subida me cuesta bastante y al hacer el giro me cuesta volver a correr con fluidez. Esta sensación es nueva y es el primer indicador de que ya la reserva de energías no es suficiente para ese ritmo. Pese a todo no me alarmo, pienso en lo que le dijo Lu a Da: todas las distancias se pueden hacer es sólo bajar el ritmo. Tengo un buen colchón en ese 5000 y el paso por el 35 pese a estos últimos kilómetros de bajada de ritmo no se me va mucho el parcial. Voy intentando que este parcial de 5 no se me vaya de 3:40. La gente me dice que voy quinto, que llevo un buen ritmo, que esta cerca el corredor que llevo delante,...,pero se que me estoy acercando a un momento critico. A llegar al 38 esto es una realidad. Mis sensaciones ya no son tan buenas y el parcial de este 5000 sigue aumentando. Me duele el dedo del pie izquierdo y noto llagas y lo peor de todo cada ligero cambio en el perfil de la prueba me rompe el ritmo y tardo varios segundos en recuperarlo. Ya no miro a la gente, ni casi puedo sonreir, sólo me concentro en lo que queda y miro el asfalto. Veo al atleta invitado desvanecido a un lado de la carrera y como varias personas estan con él intentando reanimarlo. Me doy cuenta de la dureza de la maraton y de lo cerca que estas del límite en una prueba tan exigente como esta. Recuerdo las palabras de Cristo sufrir va a sufrir porque habrá un momento que tu cuerpo no pueda continuar. Al llegar a la contrameta veo a Yure, Dacil, Lu y Ago sus ánimos y pensar que no queda casi nada, me hacen avanzar. Porque en estos momentos no corro estoy simplemente intentando no parar. Llegan las subidas de Triana y esta vez noto cada centímetro. Me duele, me hace daño y cuando dan descanso tardo un mundo en recuperarme. Llego al km 40 con un parcial de 3:53. Quedan dos kilómetros posiblemente los dos kilómetros más largos de mi vida. Mi objetivo es avanzar y en ocasiones esto es complicado. Despues de la última subida hay un giro casi de milla y casi me quedo parado en él. Intento seguir es bajada y no lo noto en las piernas. Voy doblando gente de la media pero lo hago con lentitud. Llego a la recta de meta y quiero ver el arco. Ya lo veo allí a lo lejos. Alli estan los chicos. Lu se hace una carrera conmigo animándome. Ese último parcial el garmin me lo marca en 4:19. Mi marca es de 2h38min22seg 22,22,22,22 :). Tenía pensado miles de cosas que hacer en la llegada y pensaba que lloraría. Pero voy tan cansado que simplemente paso la meta. Me dice una de la organización que me queda una vuelta...yo sólo sonrio y le digo que ya he llegado. Ya he pasado la meta, ya soy maratoniano,...pero no tengo fuerzas, ni mente, ni cuerpo para sentirlo. 
    Voy avanzando por el avituallamiento y me quitan el chip porque se lo pido. Alli estan Dacil y Lu. Voy evaluando mi estado físico, mis piernas totalmente vacías de energía, voy comiendo y bebiendo. Poco a poco lo voy asimilando. Lo voy disfrutando y me voy alegrando. Pensaba que era pasar la meta y sentiría ese subidón de haber logrado el objetivo que me ha tenido tanto tiempo ocupado. Pero en mi caso ha sido poco a poco. Pensaba que la felicidad era el momento de entrar en meta y no me he dado cuenta que la felicidad ha estado en todo el proceso. En el antes, en el durante, en el despues, en las buenas sensaciones, en las malas sensaciones, en el viaje, en la compañia, en los chistes, en las dicusiones, en las dudas, en los nervios,..., es simplemente saber sacar lo bueno que hay en cada situación. Cada una nos aporta algo de la que debemos aprender y saber ver el lado bueno de cada una. Nuestro maraton continua y no acaba en la meta.