Seguir por Mail

jueves, 23 de abril de 2015

Causas, síntomas y tratamiento del síndrome de la cintilla iliotibial

Uno de los males que más padecen los corredores de larga distancia y los ciclistas, aunque en menor medida, es la del síndrome de la cintilla iliotibial. Se trata de una tendinitis de la banda iliotibial que puede ir acompañada de un proceso de bursitis.

Síntomas:
Aparece como un dolor en la parte externa de la rodilla y se extiende por el borde inferior de la rótula hasta el tendón de la rótula. El dolor empieza con la actividad, agravándose con los desniveles del terreno, acuciándose sobre todo en las bajadas y en la carrera de ritmo intenso.  
Con el reposo disminuye el dolor y vuelve a aparecer con el ejercicio. Normalmente, se siente una especie de "clic", acompañado de la sensación de un roce doloroso en la zancada -al flexionar y extender la rodilla- por la fricción con la cabeza del fémur.

Causas que hacen aparecer el síndrome de la cintilla iliotibial:
  • Desequilibrio entre la musculatura aductora y abductora de la cadera. 
  • Una excesiva pronación del pie, que provoca una rotación interna del tibial y de la cadera, que provocan un trabajo excéntrico excesivo del TFL
  • Una excesiva supinación del pie que provoca una sobrecarga en la zona exterior de la rodilla.
  • Asimetría en la longitud de lar piernas.
  • Debilidad de los abductores.
  • Un calzado inapropiado que no contemple las características de nuestra pisada.
  • El sobrentrenamiento, una buena planificación de las cargas debería ser suficiente para evitar dolores musculares, junto revisiones pertinentes de un fisio de confianza.

El tratamiento para el síndrome de la cintilla iliotibial, abarca distintos ámbitos pues distintos ambitos son la causa de su naturaleza. Para ello es indispensable que se localicen las causas de la lesión pues en cada corredor serán distintas.

  • Descargar la zona  del TFL, sobre todo glúteo medio, para relajar la estructura y revisar bien los isquiosurales y el cuádriceps.
  • Con terapia manual debemos liberar la articulación de la cadera y movilizar el peroné respecto de la tibia para descartar posibles bloqueos articulares que alteren la mecánica funcional articular.
  • Con fribólisis diacutánea, también conocidos como “ganchos”, puede ser una herramienta importante para ayudar a liberar tensiones de la banda iliotibial.
  • Através de estiramientos elastificar todo el exterior del muslo para contrarrestar la tensión que crea el cuerpo para proteger la rodilla.
  • Reforzar através de trabajos de fuerza la musculatura de la cadera, glúteo medio y CORE.
  • Deberíamos corregir la técnica de carrera con asesoramiento de un profesional.
  • La Electrolisis percutánea (EPI) también tiene unos resultados rápidos para paliar el dolor provocado por inflamación del tendón. Sin embargo, si las causas de nuestra lesión persisten volverá a aparecer la lesión tarde o temprano.
El diagnostico y tratamiento de cualquier lesión debe hacerlo un profesional cualificado puesto que la recaída en cualquier tipo de lesión puede agravar el problema.

miércoles, 22 de abril de 2015

Cuándo y cómo volver a entrenar después de una lesión

Todos hemos tenido que parar nuestros entrenamientos por una lesión y sabemos lo desesperante que puede llegar a ser no poder hacer aquello que tanto nos gusta. Sin embargo, hay que tener cuidado con precipitarnos a la hora de retomar nuestra actividad física, porque una recaída puede complicar todavía más nuestra recuperación.



Quizá lo más difícil sea reconocer cuándo estamos preparados realmente para reanudar nuestra actividad. Una buena forma de determinar si ya estás recuperado de tu lesión es la presencia de dolor. El dolor no es buena señal, como puedes suponer, pero no sólo no debe doler cuando entrenas o cuando utilizas la parte del cuerpo donde estuvo el problema, para cerciorarnos de que estamos completamente recuperados, debemos someternos a una exploración para comprobar que no existe dolor en la zona.




Si no tienes ningún tipo de dolor y hay un movimiento normal donde estuvo la lesión, puedes retomar tu actividad, sin embargo, no esperes encontrarte en las mismas condiciones en que estuviste antes de lesionarte inmediatamente, dependiendo del tipo de lesión y del tiempo que padeciste la misma tu adaptación al entrenamiento, a tus ritmos y cargas normales, tardará más o menos, dependiendo de tu genética y de una buena planificación que evite una recaída.


Lo primero que debes hacer antes de retomar tus entrenamientos es estudiar las causas que provocaron tu lesión; el sobrentrenamiento, una mala técnica de carrera, un calzado inadecuado, correr demasiado (en el caso de la carrera) sobre superficies duras como puede ser el asfalto, carencias en el trabajo de fuerza, dismetrías propias del corredor, falta de estiramiento etc. Una vez localizada la causa, hay que centrar el plan de entrenamiento durante un tiempo a la optimización de todas las capacidades del atleta procurando que el trabajo de la zona afectada sea lo más progresivo posible.



Es posible que durante el tiempo que la lesión te mantuvo parado, hayas practicado deportes en los que la carga en la zona afectada sea menor, para de este modo no perder la forma física, pues es conveniente que sigas intercalando esta actividad en tus entrenamientos al principio o incluso en, algunos casos, puede que sea necesario que continúes con esta actividad para evitar recaidas, dependiendo de cual haya sido el origen de la lesión.

El cómo afrontamos las primeras semanas de entreno es importantísimo, pues el cuerpo se encuentra en la misma situación de debilidad que se tiene cuando uno empieza a hacer deporte por primera vez, por lo tanto es fundamental ser paciente y cuidadoso, nuestra atención debe centrarse en poder recuperarnos bien durante un tiempo y fijarnos metas realistas para no ocasionarnos ansiedad y entrar en bucles de ansiedad que no nos permitan ni avanzar ni recuperarnos completamente.


Si al retomar la actividad nos encontramos con que vuelve el dolor, debemos parar inmediatamente y acudir a un especialista que estime el estado de nuestra lesión y nos determine pautas que favorezcan a nuestra pronta recuperación.

martes, 21 de abril de 2015

DEPORTE FEMENINO

    Actualmente estamos pasando por un mal momento para la mayoría de deportes, la crisis ha hecho mucho daño y muchos deportistas y clubes han cesado su actividad. El sistema que sustentaba a estos deportistas ha recortado fondos de manera alarmante y cada vez cuesta más lograr ayudas, subvenciones y patrocinios. Por supuesto en los deportes minoritarios esto se ha notado mucho más. Pero todavía esta situación puede ser peor si hablamos de una atleta de categoría femenina que practica un deporte minoritario.
     Si parece mentira que a las alturas de la película en la que estemos y con todo lo que se habla de la igualdad esta sólo sea una idea que no se llevan a la práctica. Tenemos que avanzar muchísimo sobre todo en materia de discriminación. 
    Esta realidad es especialmente sangrante en materia legislativa como dice la abogada María José López, experta en Derecho Deportivo el gran problema del deporte femenino español es: "En el ámbito laboral existe una discriminación de hecho y de derecho en el deporte femenino y las mujeres deportistas, a diferencia de los hombres, carecen de convenios colectivos. Los chicos están regulados a nivel de cotizaciones en la Seguridad Social y en cuanto a sus salarios. Las mujeres deportistas no tienen sindicatos y ni siquiera son profesionales. Se necesita un cambio en una normativa caduca de más de 30 años”. Pues si convivimos con unas leyes obsoletas y que por ahora no somos capaces de cambiar. Muchas de las mejores deportistas de este país y con un curriculum deportivo admirable, no pueden vivir de su deporte. No encuentran apoyos y patrocinios. Los clubes no pueden afrontar su día a día y se ven obligados a desaparecer. 
    Otro de los grandes problemas a los que se enfrenta el deporte femenino es la escasa repercusión que tienen sus resultados en la mayoría de medios de comunicación y en la sociedad en general. Es normal leer crónicas deportivas en las que no se nombra ni siquiera a las primeras clasificadas femeninas. En otras se detalla con todo lujo de detalles como fue la prueba masculina y apenas en unas líneas finales nombran a las atletas femeninas y en un alarde de información con sus tiempos. Pero es que encima pese a todo esto el deporte femenino esta logrando lo mejores resultados del deporte español. Ellas deberían ocupar muchas portadas en los medios de comunicación y sin embargo las portadas se centran en otras deportistas y momentos muchos menos importantes. No cuesta tanto es simplemente ejercer como profesionales del periodismo y dar la importancia por lo que logran y no por si es hombre o mujer. No seguir otros criterios que no sean los deportivos.
    También se tiende a infravalorar a la mujer desde las organizaciones de las pruebas. Es increíble que todavía en alguna prueba no estén equiparados los premios en categoría masculina y femenina. Es simplemente poner el mismo dinero para los dos sexos. Yo no he visto ninguna prueba que diga por ser mujer pagas menos en la inscripción sin embargo a la hora de los premios argumentando que participan en menor número reducen las cantidades o número de atletas premiadas. Otro punto especialmente polémico es el que en muchas pruebas y campeonatos federativos ponen en las pruebas femeninas una menor distancia a recorrer. No se que criterios tienen para estas decisiones. Si de verdad quieren que aumente la participación femenina en sus pruebas lo mejor es igualdad que quieres poner dos distancias una de iniciación y otra más larga pues hazla pero no obligues que la corta sea para el género femenino y la larga para el masculino. Simplemente que cada uno pueda decidir que distancia recorre según sus posibilidades.
    Estamos viviendo en esta sociedad y entre todos debemos ser capaces de aportar nuestro granito de arena para crear el ambiente para que esto cambie. Comencé esta entrada hablando de la dificultades y barreras con las que se tropiezan actualmente en este país. Pero también tenemos la ventaja de que con un móvil o un ordenador podemos comunicarnos con cualquier parte del mundo y hacer que nuestro mensaje llegue a mucha gente. Aprovechemos también estas oportunidades.