Seguir por Mail

jueves, 23 de abril de 2015

Causas, síntomas y tratamiento del síndrome de la cintilla iliotibial

Uno de los males que más padecen los corredores de larga distancia y los ciclistas, aunque en menor medida, es la del síndrome de la cintilla iliotibial. Se trata de una tendinitis de la banda iliotibial que puede ir acompañada de un proceso de bursitis.

Síntomas:
Aparece como un dolor en la parte externa de la rodilla y se extiende por el borde inferior de la rótula hasta el tendón de la rótula. El dolor empieza con la actividad, agravándose con los desniveles del terreno, acuciándose sobre todo en las bajadas y en la carrera de ritmo intenso.  
Con el reposo disminuye el dolor y vuelve a aparecer con el ejercicio. Normalmente, se siente una especie de "clic", acompañado de la sensación de un roce doloroso en la zancada -al flexionar y extender la rodilla- por la fricción con la cabeza del fémur.

Causas que hacen aparecer el síndrome de la cintilla iliotibial:
  • Desequilibrio entre la musculatura aductora y abductora de la cadera. 
  • Una excesiva pronación del pie, que provoca una rotación interna del tibial y de la cadera, que provocan un trabajo excéntrico excesivo del TFL
  • Una excesiva supinación del pie que provoca una sobrecarga en la zona exterior de la rodilla.
  • Asimetría en la longitud de lar piernas.
  • Debilidad de los abductores.
  • Un calzado inapropiado que no contemple las características de nuestra pisada.
  • El sobrentrenamiento, una buena planificación de las cargas debería ser suficiente para evitar dolores musculares, junto revisiones pertinentes de un fisio de confianza.

El tratamiento para el síndrome de la cintilla iliotibial, abarca distintos ámbitos pues distintos ambitos son la causa de su naturaleza. Para ello es indispensable que se localicen las causas de la lesión pues en cada corredor serán distintas.

  • Descargar la zona  del TFL, sobre todo glúteo medio, para relajar la estructura y revisar bien los isquiosurales y el cuádriceps.
  • Con terapia manual debemos liberar la articulación de la cadera y movilizar el peroné respecto de la tibia para descartar posibles bloqueos articulares que alteren la mecánica funcional articular.
  • Con fribólisis diacutánea, también conocidos como “ganchos”, puede ser una herramienta importante para ayudar a liberar tensiones de la banda iliotibial.
  • Através de estiramientos elastificar todo el exterior del muslo para contrarrestar la tensión que crea el cuerpo para proteger la rodilla.
  • Reforzar através de trabajos de fuerza la musculatura de la cadera, glúteo medio y CORE.
  • Deberíamos corregir la técnica de carrera con asesoramiento de un profesional.
  • La Electrolisis percutánea (EPI) también tiene unos resultados rápidos para paliar el dolor provocado por inflamación del tendón. Sin embargo, si las causas de nuestra lesión persisten volverá a aparecer la lesión tarde o temprano.
El diagnostico y tratamiento de cualquier lesión debe hacerlo un profesional cualificado puesto que la recaída en cualquier tipo de lesión puede agravar el problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario