Seguir por Mail

martes, 19 de mayo de 2015

Esguince de Tobillo. Tipos de esguince, Tratamiento y cuándo reanudar la actividad.

Esguince es una lesión más o menos grave de los ligamentos que soportan el tobillo y los tejidos que atraviesan las articulaciones y unen los huesos entre sí.

Los esguinces de tobillo son el resultado del desplazamiento del pie de forma abrupta hacia dentro o hacia afuera al punto de desgarrar o distender los ligamentos y tejidos presentes en la articulación. Los ligamentos que se ven más dañados son los que conectan el peroné con el astrágalo y el calcáneo, o sea, los ligamenteos peroneostragalinos anterior y posterior y peroneo-calcaneo.


El dolor en el momento en que se provoca el esguince de tobillo es intenso y durante las primeras 72 horas sigue siendo muy doloroso. En el instante en de desgarrarse el ligamento peroneoastragalino anterior suena como si algo se rompiera y además se puede romper una pequeña arteria y formar un hematoma y una hinchazón localizada con forma de huevo.



 Diagnóstico: 

El Diagnóstico lo hace un traumatólogo através de un examen físico y con preguntas al paciente, en ocasiones con ayuda de estudios de Rayos X para ver la gravedad de la lesión. Como ya hemos dicho se aprecia además del intenso dolor, la hinchazón en la articulación y manchas de sangre llamadas equimosis. Es importante en el diagnóstico descartar otras posibles lesiones ocasionadas en el momento del accidente como es la presencia de una fractura de tobillo. Para ello el médico puede recurrir al método diagnóstico conocido como las Reglas de Ottawa, en muchas ocasiones este método evita la exposición a radiación innecesaria; estas reglas están basadas en la exploración física de la región del tobillo y pie.

 Tipos de Esguince según su gravedad: 

Esguince de Primer Grado. Los ligamentos que unen los huesos del tobillo se distienden. La hinchazón es mínima y en dos o tres semanas el paciente puede reanudar su actividad deportiva con normalidad. 
Esguince de Segundo Grado. Los ligamentos se rompen parcialmente y se produce una hinchazón inmediata. Precisan por lo general de un periodo de tres a seis semanas antes de reanudar la actividad.
Esguince de Tercer Grado. Se produce una rotura completa de uno o más ligamentos, en algunos casos precisan de cirugía aunque en una proporción pequeña. Es necesario para la completa recuperación aproximadamente ocho semanas.

 Tratamiento de los Esguinces de Tobillo 

En cualquiera de los tres grados lo primero que debemos hacer es llevar a cabo el protocolo RICE
  • Reposo. Hay que evitar toda carga sobre el tobillo afectado. Si es preciso utilice una muleta siguiendo las pautas de un profesional.
  • Compresión. Comprimir la zona con un vendaje elástico, esto protegerá los ligamentos y favorecerá que la inflamación se reduzca. El vendaje nunca debe ser demasiado apretado aunque sí firme y uniforme.
  • Hielo. Aplicar hielo en la zona inflamada protegiendo la piel para evitar quemaduras.
  • Elevación. Tumbarse y elevar la pierna por encima de la zona del corazón.
                                             
Una vez conocemos el diagnóstico médico en función del grado abordaremos la lesión de una manera o otra. Debemos ser conscientes de la importancia de la movilización precoz. Para ello es necesario realizar ejercicios de movilización articular (progresando de ejercicios pasivos a activos evitando en las primeras fases el movimiento que provocó la lesión). 
Es necesario un fortalecimiento de la musculatura periarticular al tobillo. Empezamos con contracciones isométricas, seguidas de concéntricas y excéntricas. Mejorar la porpiocepción es también fundamental. En todos los ejercicios que planteamos el dolor debe ser mínimo (3-4 sobre 10 en la escala EVA). Además debemos continuar con un trabajo de fortalecimiento que no impliquen al tobillo.



 Reanudar la Actividad Deportiva:  
Es preciso la supervisión de un traumatólogo en todo momento, en lo que se refiere al estado de nuestra lesión y será la gravedad de nuestra lesión, lo que determine el tiempo en que será conveniente reanudar nuestra actividad deportiva y también del tipo de deporte que practiquemos, siendo en los deportes de contacto o de gran impacto sobre la articulación, como la carrera o el salto, una inactividad total, mientras que la natación favorecerá nuestra recuperación. Se recomienda que haya desaparecido la hinchazón y el dolor o que sean mínimos y que puedan realizarse saltos hacia delante o hacia los lados sobre el pie lesionado sin que exista dolor o inestabilidad. En los esguinces más graves es beneficioso el uso de una tobillera. 

Si no tenemos una recuperación adecuada, los ligamentos de nuestra articulación pueden quedar distendidos permanentemente y causarnos lo que se conoce como esguince crónico. El principal inconveniente de un esguince crónico es que tendremos una articulación débil y seremos propensos a caernos y reincidir en la lesión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario