Seguir por Mail

jueves, 9 de agosto de 2012

Domingo Bestia

    Despues de un día como este sabado, supongo que lo normal es descansar o entrenar muy relajado. Pero este no iba a ser el caso ya que el domingo se presentaba con el entreno combinando los tres deportes simulando algo más de la distancia olimpica. Por suerte esta vez el grupo sería muy numeroso y poco a poco van llegando y preparando las cosas para comenzar con la natación y las siguientes transiciones. El equipo ya completo (equipazo) y tenemos hasta gente de apoyo, unos anfitriones de lujo que han preparado cada pequeño detalle y un día espectacular que disfrutar (con algo de sufrimiento) en Garachico.
    La idea de la natación son dos vueltas en triángulo en el muelle antiguo de Garachico la idea es hacer 1500 metros. Salimos todos juntos uff como nadan. Mi idea era hacerlo lo mejor posible e intentar no retrasarme mucho. Voy con mi estilo peculiar pero voy. Cierro el grupo pero veo que mi velocidad me permite no retrasarme demasiado. Completamos la primera vuelta y en los giros algo de distancia gano o más bien recorto al hacerlo el último. Llega la segunda vuelta voy bien de sensaciones se nota el efecto de esos entrenos con Diana´s team. Al llegar a la escalera estaban hablando los bestias y salen de nuevo a dar otra yo no lo entiendo mucho pero me dicen que es porque hemos hecho menos distancia y para acercarnos a lo previsto tenemos que dar otra. Salgo algo mas retrasado pero todavía tengo ganas de nadar asi que otra podre hacer. Con estas distancias tengo miedo de perder las fuerzas y con mi tecnica tan pobre quedarme alli peleando con el mar sin casi avanzar. Supongo que ahora mismo mi natación se fundamenta en la fuerza y esto es un problema. Pero esta vez logro escapar de esta pajara acuatica. Finalmente llegamos, ahora si, los chicos dicen que hemos hecho 1300 metros en vez de los 1500 y mi tiempo que es el más lento creo que fue sobre 26 minutos. Todavía me queda muchisimo que mejorar en la natación en especial la técnica. Pero mirando hacia detrás estoy mas que sorprendido que pese a todo ya sea capaz de hacer esa distancia y a ese ritmo. Si, el ritmo no es de lo más rápido pero para un pescaito como yo es para estar contento. Eso si no me voy a conformar con esto.
    Ahora toca la bicicleta. Me tomo con mucha calma la transición (bueno no creo ni que se pueda llamar asi en este caso). Vamos hablando, riendonos y cambiandonos para preparar la bicicleta. Me doy cuenta en ese momento que mis dos botellas de la bici estan vacías, asi que no tendre nada de agua. Soy el último en incorporarse al grupo ah no falta también Rapa. Una vez estamos todos comenzamos. Como me gusta la bici y encima con un grupo como este todo un lujo. Como hasta ahora cada vez que he cogido la bici, el comienzo es una sensación de euforia que me encanta. Voy subiendo y bajando posiciones en el grupo, viendo las caras de los compañeros y oyendo algunos consejos. Intento tener cuidado para no tropezar con ninguno ya que lo de rodar en grupo todavía me cuesta un poco. Poco a poco el ritmo se va incrementando y cuando llegan las primeras rampas ya el grupo se va separando. Yo me engancho como siempre he hecho a los primeros con mi famosa táctica lapa y esperar no llegar al límite. Las sensaciones son buenas e intento ir sobre todo de cadencia llevando desarrollos menores que mis compañeros de grupo. En el giro paramos un poco para indicar al resto donde tienen que girar y hacemos la vuelta. En la vuelta tenemos un compañero bastante molesto que es el viento. Uf como soplaba el condenado. Lo mejor rodar en grupo y acoplado. De repente un coche que esta saliendo yo no puedo adelantarlo y me quedo cortado. Voy bien de piernas e intento enlazar poco a poco para que no acuse el esfuerzo. Al final lo logro pero me doy cuenta de la importancia de rodar en grupo en estas condiciones. Pasamos a Dacil llegando casi de nuevo a Garachico. Intercambiamos unas palabras. Que alegría volverla a ver entrenando con la bici. Al girar en Garachico por primera vez me pongo a tirar del grupo. Cuando Victor me pasa a dar el relevo me doy cuenta de que ya las fuerzas no son las mismas, ya tengo que llevar desarrollos mayores que los de mi compañeros y las piernas no responden con tanta facilidad. Igual he tirado con demasiado impetu o el esfuerzo acumulado pero ya no voy tan fino. Ahora tira Victor con Carlos y yo cerrando el grupo. De repente Victor adelanta a un coche a una velocidad endiablada. Carlos tampoco puede seguirle y yo menos. En ese momento nos cortamos de nuevo. Cuando pasamos Buenavista Victor no espera y nos reagrupamos. Que fenómeno este Victor y Carlos que ayer hizo un acuatlon uff no me queda nada que aprender y mejorar. En la vuelta tenemos que luchar con el viento de nuevo. Voy enganchado como puedo y llegando a la rotonda de Los Silos pierdo contacto. Ya se que esta vez a no ser que paren ya no podre engancharlos. Intento acoplarme o algo parecido para que la lucha con el viento sea menor. Ahora es tirar de cabeza y concentrarme en la velocidad. Llego a Garachico y me queda una ida y vuelta hasta la primera rotonda de Los Silos. Ir sólo se me hace duro sobre todo porque intento no bajar mucho el ritmo que llevabamos. Me voy cruzando con los bestias y sus ánimos me dan fuerzas (gracias chicos). No queda nada pienso. Al final completo el entreno fueron 55,94 kms en 1h47m46s y la velocidad por primera vez por encima de 30 km/h a 31,1 km/h. Me ha dejado contento esta bici primero porque he pasado los 40 kms de la distancia olimpica en 1h16m, segundo porque pese al esfuerzo de ayer he tenido buenas sensaciones y principalmente porque he aprendido que la bici, aunque la disfrute la mayoría del tiempo, puede ser muy jodida cuando las piernas no van tan bien. En esos momentos hay que ser duro de cabeza y saber sufrir. Creo que esta temporada aprendere a sufrir como no lo he hecho en años anteriores.
    Para acabar nos queda la carrera. Es una suerte que este deporte acabe con ella ya que es mi punto fuerte. Por fin en la transición puedo beber agua y me tomo un gel. Como siempre me lo tomo con mucha calmita. Algunos bestias ya estan corriendo. Salgo con el grupo más numeroso. Aunque desde el principio se ve que cada uno va a llevar su ritmo. Es un poco correr con las fuerzas que quedan. La carrera comienza con la rampa más dura. Mis piernas estan bobas no tengo sensaciones ni de como estoy apoyando en el suelo. Ya me habían hablado de esta transición y pese a la calmita con la que la hice se nota bastante. Cuando miro el garmin veo sorprendido que voy a 3:45. Mantengo ese ritmo en unos kilómetros en llano pero despues vuelve la subida para llegar a la rotonda de Los Silos y voy perdiendo poco a poco ritmo. Al hacer el giro voy a 3:55 de media. Al girar aunque el recorrido es algo más favorable esta el viento con lo cual se hará duro. Voy intentando no perder ritmo sabiendo que al final hay una bajada muy favorable. De repente veo a Diana y a Carmen con agua. Precisamente lo que necesitaba. Me llevo la botella, me refresco y ya voy pensando que estoy muy cerca de acabar el entreno. Cuando llego a la bajada aprieto con lo que me queda y llego al muelle. Al final la carrera fue 10,33 kms en 40:04 a 3:53. Me sorprende que mi cuerpo haya sido capaz de soportar esos dos días de entreno tan duros. Pero creo que ya me debo dejar de sorprender y entrenar. No hay otro secreto, no hay otro camino para lograr afrontar nuestros objetivos deportivos: entrenar. Porque creo que el cuerpo es capaz de adaptarse a cualquier cosa, esa es la capacidad que más destaca en los seres humanos: la increible capacidad de adaptación de nuestra especie. Lo mejor es que esta adaptación sea planificada y sobre todo escuchar a tu cuerpo. Él sabe indicarte cuando no toca forzarlo y cuando quiere más caña.
    Despues una larga y entretenida comida con los chicos. Acompañado de una parada para tomar el postre y celebrar de una manera más oficial el cumpleaños de Diana. Alli vimos algo de los jjoo. Despues tirar para casa y ver como otro fenómeno deportivo como Usain Bolt volvia a reinar en la velocidad. En una final memorable con varios de los mejores velocistas de todos los tiempos. Demostrando que hay unos pocos elegidos que estan tocados con una varita y logran que parezca facil lo que es inimaginable para cualquiera. Demostrando que no tenemos límites y que no hay nada imposible. Gracias a todos ellos por hacerlo y sobretodo por entrenar tan duramente para lograrlo. Son un ejemplo de superación igual (o menos incluso) que el de tantos aficionados que compaginan deporte, trabajo, familia y objetivos deportivos. Sólo salir a entrenar, motivarse y luchar por mejorar día a día (cada uno con su nivel), es una manera de no conformarse y de luchar por crecer. Para cuando llegue nuestro momento sacar todo lo que tenemos dentro no dandonos por vencidos en ningún momento y no tirando la toalla hasta que pasemos la línea de meta. Con eso cualquiera debe sentirse ganador porque has trabajado duramente y has dado todo lo que tenías y aunque sólo uno se lleva el oro o la victoria, en una competición hay muchos ganadores y por eso no debemos menospreciar a nadie. Como dice Diana el último es el que se queda en casa.  Porque por muchas condiciones que se tengan (como el caso de Bolt) sino entrenamos duramente no podremos sacar todo nuestro potencial y ser ganadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario