Seguir por Mail

viernes, 3 de agosto de 2012

Toda pasa por Tejina

    Ayer toco nuestro segundo entreno de bestiatlon, los mismos compañeros de fatigas Lu y yo (una pena que las molestias en el dedo no dejaran a Da poder apuntarse). Esta vez el mar de Jover estaba tan enfurecido que ni siquiera fuimos capaces de meternos en el agua. Sólo una gran cantidad de surferos osaban cabalgar algunas series de olas que impresionaban por su fuerza. Estas aguas bravas como las que Maialen Chourreaut pudo sortear para lograr la segunda medalla de España en los jjoo todo un ejemplo para el día a día donde nos dejamos arrastrar por la corriente, sin duda es menos agotador y mucho más cómodo. Ni siquiera pensamos en la posibilidad de nadar contracorriente.
    El primer tramo de carrera lo hicimos más rápido pese a frenarnos en las bajadas porque las agujetas de Lu se lo pedían a gritos. Esta vez probe a correr la subida del risco sin parar y lo puedo hacer. Es simplemente una cuestión de ritmo adecuarse al terreno y sin que se disparen las pulsaciones para poder aprovechar cuando llega el terreno mas favorable y donde puedo exprimir todas mis posibilidades en la carrera. Sin duda este tramo de carrera es el más complicado, con mucha subida y una bajada vertiginosa que llega a ser peligrosa en la última parte donde el asfalto deja lugar a la tierra.
    Ahora toca la bici. Es impresionante el perfil. No llega a 5 kms sin embargo las diferencias pueden ser abismales. Lu marca el ritmo y menudo ritmo. Nada más salir hay dos curvas con dos rampas demoledoras. Continuas subiendo casi sin descanso hasta el cruce. Donde llegas bastante justo. Despues una pequeña recta con algo de bajada, que es el momento de recuperar para afrontar la peor parte. Nada más girar a la izquierda tiene un gran repecho de asfalto al que llegas a su última parte con lo justo y después la gran cochinada una rampa de cemento con un desnivel que quita el hipo. Esta vez no tengo calas y con mis tres platos intento subirla sin bajarme de la bici. Nada más llegar parece que vas a hacer el caballito, despues de pasar este momento de incertidumbre sigo pedaleando y avanzando a duras penas. Llega un momento que o sacas esa pedaleada, que cuesta una barbaridad, o te vas al suelo. Te retuerces, agarras la bici con fuerza e intentas tirar para no perder la inercia. Eso me paso en dos momentos de la rampa. Pero fui capaz de subirla, eso si, me planteo si esta es la manera más rapida de hacerlo ya que llegas al final con las pulsaciones disparadas y continuas subiendo por asfalto. La otra opción es bajarme y correr con la bici al hombro, tendre que estudiar que es mejor, pero por lo menos se que si no pillo tráfico en la zona y por el lado bueno puedo subirla sin bajarme de la bici. Al final hicimos el tramo en menos de 19 minutos no esta nada mal.
    El último tramo de carrera   es el que mejor conozco. Lo he hecho varias ocasiones en competición participando en distintos equipos. Es duro pero te permite correr más que en el primero. Empieza con una subida que hay que dosificar ya que te puede dejar sin aire. Despues una fuerte bajada para llegar al barranco, también conocido como el horno, porque a la hora de la prueba, que suele hacer un calor exagerado y el nulo aire que corre allí es lo más parecido a ello. Despues logicamente hay que subir. Primero una rampa de cemento muy dura y despues por tierra un buen risco. Una vez pasado dicho risco ya toca bajar como un loco hasta la plaza de Tejina. Bajada de asfalto donde notas el calor abrazador en la suela del tenis y una pequeña subida para llegar a la meta. Este es el bestiatlon una prueba que pese a lo corto de las distancias se hace muy duro y largo. Todo un reto que el día 25 trataré de superar por primera vez. Será la primera competición en la que utilice la bici.
    Despues toco cervezas y camarones como manda la tradición. Una llamada de Jose Hernández me recordó que este sabado en el cross de Tejina hace un año de cuando sali del hospital, despues de estar ingresado por una neumonía y en ese cross me hicieron una pancarta. Ese día fue el primero que estuve fuera de mi casa y quien diría que hoy estaría intentando nuevos retos e iniciandome en nuevas disciplinas. Pense que este verano todas las pruebas que haré seran en la zona de Tejina. Pense en Tejina. Despues esa pedazo luna casi casi llena y al ir para casa el corazón de luz brillando en lo alto. Por muy insensible que pueda llegar a parecer, uno no es de piedra. Tengo ganas de gritar pero no se que palabras utilizar. Todo esto me come por dentro. Supongo que el deporte es una forma de canalizarlo y de sacar fuera parte de todo esto, pero ahora no se si es suficiente. Sólo que prefiero moverme ya que de esta manera a lo mejor logro escapar de ello y no parándome consigo no pensar la mayoría del tiempo que ahora es lo que más me apetece e igual es lo que siempre he hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario