Seguir por Mail

lunes, 20 de agosto de 2012

Todo lo que sube tiene que caer

    Lu2 propuso un entreno para el domingo imposible de rechazar. 2000 metros a nado y 70 kms de bici. Asi que ya tenía un maravilloso plan para este domingo. A las 9 quedamos en el muelle del Puertíto para nadar. Además de acostarme tarde, dormí bastante poco. Mi cabeza no quería descansar y necesitaba estar ocupada. Llegue con unos minutos de retraso y allí estaba Diego. Estuvimos hablando un rato esperando a que llegaran Da y Lu2. Ya estabamos todos.
    La marea estaba bajísima. Despues de un debate deicidimos que lo mejor era ir al club nautico y volver. Así nadaríamos los 2000 metros de una sola vez. El mar estaba bueno y tenía la espinilla de la última vez que lo hice y me vi bastante apurado. Diego y Lu2 van delante y Da y yo vamos a ritmo pescaito. Nos reagrupanos antes de entrar a la playa del cabezo y seguimos hacía el club nautico. Al pasar por el dique central y la marea estar tan baja, tocamos con las piedras. Tenemos cuidado de no golpearnos y seguimos nadando. El agua esta limpia y vamos viendo algunos bancos de peces. Al llegar al club hablamos un rato y comentamos impresiones. Despues iniciamos la vuelta. Voy con buenas sensaciones y guardando fuerzas para lo que queda. Nos paramos antes de salir de la playa por el dique. Este tramo es el más complicado de hacer ya que ahora hay algunas olas y en ese tramo tienes que pelear con el mar para avanzar. La idea es un sprint hasta llegar al muelle, para acabar lo antes posible. Despues de que a Lu casi la pescaran emprendemos la labor. Es complicado nadar en esa zona, voy tragando mucha agua y me cuesta mantener la brazada. Lu2 va delante, Da que ahora va mucho más rápido me va sacando una pequeña distancia y Diego se queda un poco detrás. Voy dándolo todo para no perder la referencia de Dacil. Cuando el oleaje es algo menor pienso en incrementar el ritmo y acercarme, pero Dacil va muy rápido y a duras penas consigo no distanciarme un poco más. Al final llegamos al muelle que bien han nadado uff. Satisfecho por conseguir hacer este reto que tanto me costó la primera vez.
    Dacil ahora va a correr y Diego tiene que ir a su casa. Para la bici se nos incorpora Berto y Jose Alvaro. Aprovecho la subida a Güímar para tomar un gel y beber agua. Voy mirando la cadencia ya que Nico me instaló el dispositivo ayer. Veo que no está marcando bien ya que es muy baja y muchas veces se queda en cero. Llegamos al mirador y Jose Alvaro sube muy fuerte me engancho a la rueda y hacemos la subida a todo trapo. Cuando llegamos arriba esperamos para reagruparnos y allí vemos a Nico que también se une al grupo. Le comento a Nico lo bien que va la bicicleta, gracias a su labor. Voy disfrutando de la bici e intentando llevar una alta cadencia, aunque el sensor no me muestre la que es. Paramos en un bar en Fasnia y en ese lugar Berto se da la vuelta. Nosotros para hacer los 70 kms tenemos que llegar a Arico. Al fin hasta Arico pienso. Pasado Fasnia en la bajada una moto me adelanta cerca de una de las curvas, me asusto cambio la trazada y con la velocidad que llevo no puedo frenar para dar la curva. La carretera tiene un escape de tierra y allí hago un recto. Por desgracia el muro  de una pared hace de freno a mi bicicleta y me estampo con él de frente. El muro es golpeado por la manetilla izquierda,  la rueda delantera y mi hombro derecho. Caigo al suelo y las dos botellas de la bici. Me duele el hombro pero poco a poco me doy cuenta de que sólo es el golpe y rasguños. Intento volver a montarme en la bici para coger a los chicos ya que todos iban por delante y no me han visto caer. Pero la rueda trasera está pinchada. Me quedo alli dolorido y suena mi teléfono. Es Nico le digo lo que ha pasado y regresan a por mí. Me cambian la rueda, me colocan la maneta que se había doblado y continuamos hacía Arico. Me duele el hombro sobre todo en las subidas y bajo con mucho miedo. Cada curva freno todo lo que puedo. Me ha cambiado hasta la cara y ahora no estoy disfrutando la bici como hasta ahora. Cuando llega una buena subida aumento el ritmo para contactar de nuevo con los chicos. Después otra bajada y pierdo contacto así hasta que llegamos a Arico. Paramos en la gasolinera. Bebemos agua fresca, hace mucho calor y la calima se ve en las montañas. Le digo a Nico que la rueda delantera se me frena y me la ajusta. Con lo bien que estaba la bici y ahora con el choque se ha quedado medio destartalada (ay como el dueño). La vuelta intento no perder contacto y voy con los chicos. Nico va tirando con mucha fuerza. Pese a mi esfuerzo se me va en las bajadas y llaneando cuando coincidimos con muchas curvas. En una de estas me abro demasiado y justo pasa una guagua tengo que cerrarme y  me llevo otro considerable susto. En las subidas apreto para acercarme a Nico he intento contactar con su rueda. Pasamos Lomo Mena y ahora Lu2 tira con fuerza. El ritmo es muy bueno. Nico tira un poco más y yo decido ya quedarme detrás de Lu2. Vamos muy bien. Bajamos el mirador y cuando llegamos al puente de Guaza, Nico nos está esperando. Jose Alvaro se ha quedado descolgado. Vamos bajando al Puertíto y en la entrada, esperamos a Jose Alvaro para reagruparnos. Vaya salida en bici, ha sido la más dura para mi con diferencia y encima con ese calor a esas horas. Desde luego que si es verdad eso de lo que no te mata te hace más fuerte, hoy soy un poco más fuerte. 
    En el Puertíto estan Gloria y Dacil. Comentamos nuestro entreno con todo lujo de detalles y Dacil me cuenta su rodaje por suerte mucho mejor que nuestra experiencia. Nos damos un merecido baño y nos tomamos unas cervezas con unas tapas. Al acabar vamos al Sueño y completamos con un helado y un cafe. Otro baño para despejarnos y un ratito de sol, antes de irnos a casa. Hoy he tenido mucha suerte porque una caida con la bici puede ser bastante complicada. Ya que hay cosas malas y que nos pueden hacer daño,  que aunque no queramos ver o pensar sabemos que pueden pasar o ocurrir. Lo mejor es hacernos a la idea de que estas cosas pueden pasar y afrontarlas con la mayor valentía. Estar preparados para ellas. Porque si de verdad queremos algo tenemos que luchar y asumir que también tendremos que vencer dificultades y soportar, a veces, el dolor que puedan provocar. Es lo que tiene arriesgar y no quedarse cruzado de brazos esperando a que pase el tiempo. Pero nuestro camino no siempre es sencillo y muchas veces topamos con las espinas. No siempre estamos en sintonía con el mundo y todo parece que sopla  a nuestro favor. A veces tenemos que luchar contra viento y marea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario